Rebelión
Nacional

Amputan dedo a manifestante lesionado por seguridad del Congreso de Morelos

Una persona de la tercera edad fue lesionada mientras protestaba en el Congreso de Morelos, luego de que guardias de seguridad cerraron abruptamente una reja de metal para impedirles el ingreso a la Casa del Pueblo. A pesar de recibir atención médica, la víctima perdió el dedo meñique.

Los hechos ocurrieron este miércoles, cuando integrantes de la Asociación Cívica Morelense “Gustavo Salgado Delgado” protestaron para denunciar presuntos actos de corrupción y abuso de poder del diputado morenista Alejandro Martínez Bermúdez, a quien señalan de exigir casi la mitad de su sueldo a una joven que él recomendó para trabajar en la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización del Congreso del Estado de Morelos (ESAF Morelos); después de varios meses en esa dinámica la mujer se negó a seguir pagando y el legislador ordenó su despido.

Los manifestantes esperaron pacientemente a que diputados y diputadas los recibieran.

Tras varias horas de espera, un guardia se acercó al vocero de la manifestación, Gabriel Rivas: “Me dijo que pasara, que me pusiera de acuerdo de cuántas personas íbamos a pasar de la comisión a la mesa de trabajo”, contó el activista.

“Al ingresar al recinto me llevaron con el jefe de guardias y él me informó que no había ninguna legisladora o legislador que nos pudiera escuchar”, dijo.

Agregó: “Nos aproximamos a la puerta para informar a las y los compañeros que nos esperaban afuera y les comentamos que no nos iban a recibir”.

Esta situación molestó al resto de las y los manifestantes quiénes intentaron ingresar para presionar y que finalmente fueran escuchados. Inmediatamente los guardias de seguridad intentaron evitar que ingresaran.

“A empujones y golpes nos impidieron la entrada y sin importar que somos personas de la tercera edad nos agredieron”, dijo una de las personas presentes.

Bajo el grito “no queremos represión”, las personas resistieron la oleada de empujones y golpes por parte de los guardias de seguridad. El forcejeo se prolongó por varios minutos.

Incluso, en algunos videos que circulan por redes sociales, se observa cómo las y los manifestantes se defienden como pueden arrojando agua a los guardias y empujando la reja de metal.

Hasta que finalmente, los elementos de seguridad lograron cerrar de manera abrupta la pesada reja. En ese momento se escucha a una persona gritar: “¡Cuidado mi dedo!”.

El grito fue de Benjamín Vargas Bustos, un adulto mayor que es parte del grupo fundador de la citada Asociación y una de las personas que forcejeaba defendiendo su derecho de acceso al Congreso de Morelos y de libre manifestación.

Durante el zafarrancho, otras tres personas, entre ellas un adulto mayor, fueron golpeadas. “A mí me dejaron prensado en la puerta, me pateaban y me golpeaban; a otros dos compañeros (José Luis Abarca y Fernando Bizarro) que lograron ingresar al Congreso los golpearon, incluso a uno lo agarraron de los testículos”, detalló Gabriel Rivas.

Ante las lesiones de Benjamín los guardias fueron indolentes y no auxiliaron al lesionado; tuvo que ser traslado por sus propios medios al Hospital General Regional No 1, situado a 15 minutos de distancia sobre la avenida Plan de Ayala.

Recibió atención médica inmediata pero por la gravedad de las lesiones le tuvo que ser amputado el dedo meñique de la mano izquierda.

Integrantes de la Asociación Cívica Morelense “Gustavo Salgado” presentaron denuncias por lesiones y lo que resulte en contra de los guardias de seguridad.

Se buscó la postura del Congreso de Morelos, pero hasta el momento no se ha pronunciado al respecto.

Activistas en redes sociales acusaron que no es la primera ocasión que elementos del equipo de seguridad del Poder Legislativo dan muestra de no saber actuar frente a situaciones de tensión e incluso optan por el uso inadecuado y excesivo de la fuerza.

Hace un mes, guardias de seguridad de ese recinto golpearon brutalmente a dos verificadores del Ayuntamiento de Cuernavaca que acudieron a retirar un puesto de tacos instalado en la entrada principal del Congreso sin permiso o autorización alguna; los propietarios del negocio son familiares de uno de los elementos.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Documentan, por primera vez, a orcas cazando a un gran tiburón blanco (Video)

Rebelion

¿Para qué sirve la popularidad presidencial?

Rebelion

Ucrania urge a líderes deportivos vetar a Rusia de los JO

Rebelion