Rebelión
Nacional

Demandan a restaurante por racismo y acoso sexual

COLUMBIA, Carolina del Sur (AP).— Una cadena de restaurantes en Carolina del Sur conocida por sus políticas a favor de la segregación racial enfrenta acusaciones de racismo y acoso sexual por parte de una gerente despedida.

Según la demanda presentada esta semana por una mujer negra que trabajaba en un Maurice’s Piggie Park BBQ en Columbia, el gerente general Jeff Harrison la obligó a principios del año pasado a tener una relación de índole sexual con la promesa de un aumento, que sí le dio.

Ella dice que renunció después de que él se volvió “iracundo” y “más amenazante” cuando ella ya no quiso tener relaciones sexuales con él. The Associated Press no revela el nombre de la mujer porque es una presunta víctima de abuso sexual.

Otro exempleado negro, Damien Wooden, presentó el mes pasado una demanda afirmando que Harrison le dejó mensajes de voz racistas que incluían insultos y amenazas de romperle la mandíbula después de que le dijo a Harrison que dejara de llamar y acosar a la empleada que renunció.

Las demandas, que buscan una cantidad no revelada de compensación por daños, acusan a la compañía de supervisión negligente y a Harrison de infligir intencionalmente angustia emocional, agresión y agresión.

Lloyd Bessinger, presidente de Maurice’s Piggie Park BBQ, le dijo a ABC Columbia News que la compañía “no aprueba ni acepta ningún comportamiento sexual o racial”.

“Cuando me enteré del comportamiento del señor Harrison, lo despedí de manera inminente”, dijo Bessinger en el comunicado. “Somos una empresa familiar local que apoya a la comunidad brindando empleos y excelentes barbacoas durante 60 años”.

Pero los abogados de los demandantes dijeron que los incidentes muestran que los líderes de la empresa no han aprendido.

En 1964, una camarera se negó a aceptar el pedido de dos comensales negros. El propietario, Maurice Bessinger, justificó su negativa a atender a clientes negros dentro de sus restaurantes argumentando motivos religiosos a su oposición a la integración racial, pero perdió una demanda sobre el asunto en 1966.

En 2000, Bessinger se opuso a que el Congreso de Carolina del Sur retirara la bandera confederada de la cúpula del Capitolio estatal ondeándola fuera de todos sus restaurantes.

“Es un problema cultural más que cualquier otra cosa y simplemente no han hecho lo suficiente”, dijo Bakari Sellers, abogada de derechos civiles y excandidata demócrata a vicegobernadora.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Elecciones 2023. Humberto Moreira, el gobernador más joven que ha tenido Coahuila

Rebelion

Musk vuelve a vender acciones de Tesla y caen en bolsa

Rebelion

Arturo Nava, escenógrafo, iluminador, maestro

Rebelion