Rebelión
Nacional

Inés Arredondo legó una literatura crítica con temas como erotismo, locura y muerte

Inés Arredondo nació el 20 de marzo de 1928 y murió el 2 de noviembre de 1989. A 95 años de su natalicio se recuerda no sólo por ser una de las mayores cuentistas mexicanas, sino porque a través de su obra cuestionó los valores tradicionales y profundiza en temas como el erotismo, la locura y la muerte.

Originaria de Culiacán, Sinaloa, publicó La señal (1965), Río subterráneo (1979), que le mereció el Premio Xavier Villaurrutia, y Los espejos (1988), además del cuento para niños Historia verdadera de una princesa (1984). En 2012, el Fondo de Cultura Económica (FCE) publicó Cuentos completos, en los cuales se incluyen tres relatos inéditos. El conjunto de su obra aborda temas que constituyeron un parteaguas en la época, como el abuso sexual, el maltrato de los padres a los hijos, el incesto o el bullying.

Integrante de la llamada Generación del Medio Siglo o grupo de la Casa del Lago o de la Revista Mexicana de Literatura, cuyos miembros destacaron por su obra creativa y por su labor crítica sobre distintos campos artísticos. Ella publicó un estudio sobre el trabajo poético de Jorge Cuesta, uno de los principales exponentes del grupo Contemporáneos.

Vivió su infancia en Culiacán, con sus abuelos maternos y pasaba sus vacaciones de verano. Este último fue un lugar mítico en su vida y en su obra. Cursó la preparatoria en Guadalajara, y en 1947 llegó a la Ciudad de México donde ingresó a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México para estudiar Letras Hispánicas; tuvo como maestros a Carlos Pellicer, Francisco Monterde y Julio Torri y convivió con autores como Rubén Bonifaz Nuño, Rosario Castellanos y Jaime Sabines. También estudió arte dramático y biblioteconomía.

A lo largo de su vida trabajó como redactora, investigadora, conferencista, guionista, laboró en la Biblioteca Nacional, impartió cátedra en la Escuela de Teatro de Bellas Artes, en sustitución de Emilio Carballido, dio clases de Historia del teatro en la Universidad Iberoamericana, además de participar en la redacción del Diccionario de Literatura Latinoamericana, editado por la UNESCO y del Diccionario de historia y biografía mexicanas.

La época que le tocó vivir estuvo marcada por diversas escuelas literarias, desde el surrealismo y el existencialismo hasta la aparición de escritores mexicanos que buscaban expresarse con libertad. Empezó a publicar en la década de los sesenta, como parte de una generación de autores como Juan García Ponce, Juan Vicente Melo, Salvador Elizondo, Sergio Pitol, Rosario Castellanos, Jaime Sabines y Rubén Bonifaz, entre muchos otros que hoy son considerados clásicos.

En 1953 se casó con el escritor Tomás Segovia y tiempo después, debido a la muerte del segundo hijo de ambos, entró en un periodo crítico. Se separaron en 1962. Para algunos especialistas, Arredondo tiene ciertas similitudes con otras escritoras de su generación, como Guadalupe Dueñas y Amparo Dávila.

Fue galardonada con la medalla Fray Bernardo de Balbuena, otorgada por el gobierno de Sinaloa en 1986; recibió un homenaje en Culiacán en reconocimiento a sus méritos literarios, en 1987; el doctorado honoris causa por parte de la Universidad Autónoma de Sinaloa, en 1988, y un segundo homenaje a su calidad literaria, durante el II Festival Cultural de Sinaloa, en 1988.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Elecciones 2022: Alejandra García Morlán, candidata de Movimiento Ciudadano a gubernatura de Oaxaca emite su voto

Rebelion

Marko Cortés acusa que la inflación es la más alta en 22 años: está amargando la Navidad de los mexicanos

Rebelion

Fox llama a reconstruir Va por México pero sin el PRI de ‘Alito’ Moreno

Rebelion